CURSO SUPERIOR DE FOTOGRAFÍA CONTEMPORÁNEA -IV EDICIÓN-

Para información y reservas: info@darkroom.es y 650 514 014

XII EDICIÓN CURSO DE INICIACIÓN FOTOGRÁFICA

Para información y reservas: info@darkroom.es y 650 514 014

XII EDICIÓN CURSO DE FIN DE SEMANA -FOTOGRAFÍA NOCTURNA-

Para información y reservas: info@darkroom.es y 650 514 014

bla, bla PHOTOCLUB

Los sábados de cada semana de 16:30 a 18:00

Los caminos de la fotografía son inescrutables, buen ejemplo de ello es el inicio de Marc en este mundo y su posterior desarrollo. Tras estudiar ingeniería optó por la satisfacción de dedicarse a algo que realmente le conmoviera y así lo hizo. Sus pasos son firmes y decididos, con la valentía propia de un explorador y la mirada curiosa de un antiguo expedicionario, Marc nos conmueve a cada mirada, a cada disparo. En su fotografía la paz y el equilibrio son denominador común pero también lo es el dramatismo de un paisaje que muta y se modifica constantemente en pos de un progreso exacerbado que lleva nuestro tiempo al vértigo del abandono.

 

Entrevista: Tolo Parra
Fotografía: Marc Llach

 

DarkRoom: ¿Cómo comenzaste en todo esto?

-Marc Llach: Aunque parezca un poco dramático, llegué a la fotografía tras un fracaso personal. Después de estar unos años estudiando ingeniería en la universidad, decidí que no era lo mío y opté por emprender un camino donde me pudiera sentir realizado. De hecho, podría decir que la fotografía estuvo siempre presente en mi vida desde pequeño. Mi abuelo era un gran aficionado a la tecnología y tenía una gran cantidad de cámaras fotográficas de las que le encantaba charlar horas y horas. Aun así, para mí lo más importante sucedió años después, cuando con tres amigos de la escuela decidimos juntarnos muchas tardes para grabar cortos en película Super8. Los cortos eran súper cutres y loquísimos, pero hacían que disfrutáramos mucho de las aburridas tardes de adolescente. Durante esa época vimos mucho cine y también leímos muchísimos cómics. Creo que toda esa experimentación e información estética fue determinante a la hora de construir las bases del fotógrafo que soy actualmente.

 

-DR: ¿Qué representa para ti la fotografía?

-MLl: Fundamentalmente, la fotografía representa para mí una excusa perfecta para seguir aprendiendo. Como persona inquieta que soy, con la fotografía puedo profundizar en aquello que me interesa desde muchas perspectivas, tanto visual como conceptualmente. Además, también utilizo la fotografía como un altavoz donde poder expresar mis preocupaciones, reflexiones y conclusiones, sobre todo cuando el tema trabajado afecta a nivel social y colectivo. Aunque no quiero que se me malinterprete, mi intención no es dar lecciones a nadie, solamente lo hago porque siento que tengo la responsabilidad de hacerlo.

-DR: ¿Podrías hablarnos sobre tus influencias?

-MLl: Sigo a muchísimos autores de diferentes disciplinas, pero de todos ellos creo que hay tres que han sido fundamentales para mí.

El primero fue Hergé con su Tintín. Los paisajes e interiores que eran testigos de las intrépidas aventuras de su protagonista, dibujados mediante líneas claras, minimalistas y elegantes fueron claves para construir mi forma de ver y entender el espacio tal y como lo percibo actualmente. Estoy seguro que mi atracción natural por composiciones tan geométricas y perfiladas son herencia de tantas y tantas horas leyendo este fantástico cómic.

Después estuvo Edward Hopper y su uso tan característico de la luz. Su obra me ayudó muchísimo a comprender cómo se podía componer con luz y la importancia que tenía que tener esta en el resultado final.

Y finalmente está Stephen Shore y su uso del color. Antes de descubrir su obra solamente entendía aquello que fotografiaba a través de su geometría pero el color, de alguna manera, siempre quedaba en un segundo plano. Gracias a la obra de Shore creo que mi forma de mirar ha ganado en matices y riqueza cromática.

 

 

-DR: ¿Cuál es tu proceso creativo?

-MLl: Pues ha ido cambiando con los años. Cuando empecé a hacer fotos me gustaba perderme en la ciudad fotografiando, sencillamente, aquello que me llamaba la atención. Fue durante la época que estudiaba fotografía en Barcelona, ¡una ciudad así alberga multitud de oportunidades fotográficas! Me divertí muchísimo la verdad, porqué era un proceso muy fresco y anárquico. Pero con el paso del tiempo eso cambió y empecé a sentir la necesidad de enfocarme en un tema concreto para después aceptar el reto de desarrollarlo. Así que ahora mismo funciono de una manera distinta. Primero encojo un tema que quiero desarrollar, me documento el máximo posible y empiezo a hacer localizaciones. Después, a medida de ir repetidas veces a los lugares que me interesan, las fotos van surgiendo a su ritmo. Soy consciente del riesgo de perder frescura pero prefiero ganar en profundidad de discurso.

-DR: ¿Cómo se genera en ti la necesidad de fotografiar?

-MLl: Creo que esa necesidad aparece en mí de forma inconsciente. Es un hecho que nace como reacción a una realidad que está cerca de mí, que me afecta y que necesito desentrañar.

-DR: Para ti ¿qué es realmente importante a la hora de fotografiar?

-MLl: Ser honesto con uno mismo. Siempre.

 

-DR: ¿Cuál es tu impresión de la fotografía contemporánea en la actualidad?

- MLl: Es complicado poder responder adecuadamente a esta pregunta, básicamente porque me falta la perspectiva que da el tiempo.

Pero si tengo que mojarme, diría que la democratización de la fotografía y la educación visual a la cual ha podido acceder nuestra generación, ha dado y está dando, una gran cantera de fotógrafos con unos trabajos fantásticos que dan y darán que hablar. Además, como contrapartida a la situación económica tan grave que vivimos, se ha favorecido la autoedición y por lo tanto, la libre expresión del fotógrafo que ya no está sometido a la viabilidad económica de mercado impuesta por las grandes editoriales. Y eso siempre es interesantísimo. Así que en ese sentido, diría que la fotografía contemporánea está en plena forma y que nos va a dar muchísimas alegrías.  

Pero también hay algo que me preocupa, y es que quizá se está perdiendo el valor del hecho fotográfico en sí en favor del concepto. Para mí esa situación es peligrosa porque lleva las competencias de la fotografía a límites que pueden llegar a hacer peligrar su propia identidad, y con esto no quiero decir que no me agrade que se innove en lo conceptual, al contrario, creo que es necesario, pero también me gustaría que se mimara por igual el aspecto técnico que el conceptual y a veces, lamentablemente, no tengo esa sensación.

 

-DR: ¿En qué trabajas en la actualidad?

-MLl: Ahora mismo mi prioridad es finalizar la serie Happy Hour que muestra las consecuencias que sufre el territorio marítimo debido a la agresiva actividad hotelera a la que está sometido. Con esta serie busco identificar y exponer el desgaste que sufre la identidad de un territorio condenado a vagar por una existencia esquizofrénica, puesto que en verano sufre una actividad frenética y en invierno es invadido por una soledad implacable. Ya llevo casi tres años trabajando en ella, así que espero terminarla pronto.

-DR: Planes de futuro.

-MLl: Entre mis planes a medio plazo está el trabajar el espacio familiar, el paisaje fronterizo y el religioso.

También tengo entre manos una serie que haré conjuntamente con otro fotógrafo. Aún está en una fase muy primeriza pero tengo especial ilusión en hacerla ya que pienso que de toda esa energía puede salir un resultado original e inesperado.  

-DR: ¿Qué te gusta hacer a margen de la fotografía? (música, cine etc…)

-MLl: Mirar películas, escuchar música, leer un buen libro, visitar una exposición o dar un largo paseo solo. También estar con la familia. Aunque tomar una buena cerveza entre amigos siempre es una buena opción. ¡Todo tiene su momento!

 

Puedes encontrar una selección del trabajo de Marc en nuestra galería | GALERÍA

Puedes visitar su web | www.marcllachfotografia.com

Todos los derechos reservados por el autor © Marc Llach

All images under copyright © Marc Llach

 

 

 

© DarkRoom 2015