CURSO SUPERIOR DE FOTOGRAFÍA CONTEMPORÁNEA -IV EDICIÓN-

Para información y reservas: info@darkroom.es y 650 514 014

XII EDICIÓN CURSO DE INICIACIÓN FOTOGRÁFICA

Para información y reservas: info@darkroom.es y 650 514 014

XII EDICIÓN CURSO DE FIN DE SEMANA -FOTOGRAFÍA NOCTURNA-

Para información y reservas: info@darkroom.es y 650 514 014

bla, bla PHOTOCLUB

Los sábados de cada semana de 16:30 a 18:00





Entrevista: Tolo Parra
Fotografías: Juan Aballe

 

Con la flamante publicación de su último trabajo Country Fictions (Fuego Books, 2014), Juan Aballe se nos muestra instalado en su propia ficción, dueño de su propio mundo que camina por ambas orillas de la realidad, entre lo soñado y lo real. En la obra de Aballe encontramos presente a cada paso lo onírico, lo anhelado, el descubrimiento y la mirada romántica de un hombre inquieto, sencillo y con la intención puesta en una vida más elevada, distanciada de toda norma y rutina. Aballe realiza la difícil pirueta de mostrarnos en cada uno de sus disparos las aspiraciones ancestrales del ser, libertad, autodeterminación, equilibrio y dignidad, todo ello instalado en un discurso exquisitamente melancólico, cargado de reminiscencias íntimas y maravillosos destellos que nos hacen desnudarnos por un instante de nuestros horarios y zambullirnos sin prejuicios en el mito del hombre y su destino, de los atardeceres y los pactos, de los silencios y la contemplación.

 -DARKROOM: Háblanos sobre todo lo que ha supuesto para ti tanto la publicación de tu serie Country Fictions como la exposición en la Galería Cero de EFTI. ¿Cómo ha reaccionado el público ante tu obra?, ¿esperabas esta reacción?


- Juan Aballe: Tanto la publicación del libro junto a Fuego Books como la exposición en la Galería Cero han supuesto un aprendizaje y también una forma de completar el ciclo haciendo posible el contacto directo del público con el trabajo. Afortunadamente la acogida ha sido bastante buena y ha habido muchas y muy diversas reflexiones sobre el proyecto, desde el análisis más formal de las imágenes hasta lecturas vinculadas a su contenido o reacciones más emocionales. Mi intención era que las fotografías tuvieran varias capas de lectura y que el espectador contara con la suficiente libertad para completar las imágenes, así que me ha gustado mucho que personas con puntos de vista tan distintos conectaran con el proyecto y hablaran sobre él.

- DR: ¿Cómo comenzó Country Fictions?

- JA: Es un trabajo que está muy ligado a un período de mi vida. Durante esos años estuve conviviendo con amigos que formaban parte de colectivos de transformación social, entre ellos una cooperativa de agroecología anticapitalista cuya huerta visitábamos de vez en cuando. En esa época además surgieron otros proyectos vitales vinculados al campo con personas muy próximas, de modo que la idea de comenzar una vida más cercana a la naturaleza se convirtió en una opción real.

Era un pensamiento que en parte me ilusionaba, pero también sentía que mi vínculo con la naturaleza tenía una importante carga de idealización. Country Fictions se fue convirtiendo en una manera de explorar mi propia relación con el medio rural y de lidiar con esos sentimientos contradictorios desde lo visual.



- DR: Háblanos de tu visión personal sobre el fenómeno actual del neoruralismo y tu vinculación con él.

- JA: Mi conocimiento del tema es muy limitado ya que las únicas referencias que tengo son los pocos proyectos con los que he tenido algún vínculo. De hecho la intención del trabajo nunca fue documentar un fenómeno tan amplio y diverso sino crear imágenes desde mi vivencia personal, desde la más absoluta y declarada subjetividad.

Pero al margen de lo fotográfico, durante el proceso del trabajo he conocido a personas admirables y proyectos muy valientes que llevan años superando dificultades y apostando por vivir de una forma más acorde con sus convicciones.

 - DR: ¿Sigues la trayectoria de alguno de los personajes que nutren la serie? ¿siguen allí o volvieron?

- JA: Muchas de las personas que aparecen son cercanas, así que conozco su historia, pero a otras no volví a verlas nunca. En general ha habido mucho movimiento; distintos pueblos, mudanzas al extranjero, idas y vueltas… Esa búsqueda personal es algo sobre lo que me interesaba reflexionar y de hecho una parte fundamental del proyecto tiene que ver con empatizar con las búsquedas de los otros.

- DR: ¿Cuál es tu relación con el paisaje?, ¿crees que el paisaje nos modela o es justo al contrario?

- JA: Desde el punto de vista de la creación de imágenes me interesa la idea de paisaje como construcción cultural, como representación artealizada de la naturaleza. En ese sentido creo que somos nosotros quienes fragmentamos y modelamos la naturaleza para construir el paisaje en base a nuestra idea de belleza. Si nos detenemos a pensarlo no resulta evidente la construcción de un objeto estético a partir de un espacio en realidad tan hostil como puede ser un bosque, una selva o una montaña.

Por otro lado me interesaba la idea de que para pintar o fotografiar un paisaje tenemos que alejarnos, situarnos fuera de él. En ese momento dejamos de formar parte del mismo. Una persona que está labrando la tierra percibe el entorno de una forma muy diferente a quien se sitúa como espectador en un punto de vista desde el que admira su belleza.

- DR: No sé si estarás da acuerdo conmigo; percibo que tu obra recibe el relevo directo del documentalismo norteamericano. Los grandes espacios aún por conquistar y poblaciones aisladas por contactar. ¿Qué hay de mito y realidad en todo esto en la actualidad?, ¿está sobrevalorada esta fórmula?, ¿sigue existiendo esa población que vive completamente al margen del estrés y la rutina del siglo XXI?, ¿existe esperanza en esa opción tan atractiva de vida?.

- JA: Sin duda el proyecto se nutre de esa tradición norteamericana. Una de las reflexiones que me planteaba era trasladar la idea de los grandes espacios aún por ser habitados a nuestro tiempo y entorno. El hecho de que en la Península Ibérica existan regiones con una bajísima densidad de población -como quizá en ningún otro país de Europa Occidental- me permitía alimentar ese paralelismo en mi imaginación.

Más allá de si hoy en día es posible o no vivir al margen de la civilización, me interesaba el reto de reinterpretar desde lo íntimo esa idea del retorno a la naturaleza como anhelo constante del ser humano. Es uno de esos grandes temas a los que han vuelto una y otra vez pensadores, escritores y artistas, y en fotografía podemos decir que ya se ha convertido también en un género.

Precisamente entre la realidad y el mito hay un lugar que me interesa, y creo que la imagen fotográfica es capaz de acceder a ese lugar gracias a su ambigua relación con el mundo.

- DR: Hay una gran presencia de melancolía en Country Fictions, a menudo el público confunde la melancolía como estado reflexivo y de crecimiento personal con la apatía o la depresión. ¿Qué peso representa realmente la melancolía que percibimos en Country Fictions?

- JA: Creo que la melancolía es una parte esencial del ser humano, es un sentimiento tan necesario como la alegría y que además durante muchos siglos ha estado vinculado con el conocimiento del mundo y la creatividad. No me refiero a una tristeza crónica o patológica sino a un estado que como bien dices invita a la pausa y la reflexión.

En Country Fictions la idea de vivir en la naturaleza está vinculada con escapar del ruido y las distracciones fugaces que a menudo nos impiden profundizar en crear o sentir desde una introspección que necesita de otros tiempos. Por otro lado, la idea de un “retorno” a lugares prácticamente abandonados hace décadas por nuestras generaciones anteriores tiene una carga emocional muy relacionada con la nostalgia.

- DR: ¿En qué trabajas en la actualidad ¿alguna serie o trabajo nuevo?


- JA: Esta primavera estuve con una residencia artística en Berkeley (California) desarrollando un proyecto en la zona de la Bahía de San Francisco. La base del trabajo que he comenzado allí tiene mucho que ver con la idea de la esperanza como impulso profundamente humano. Es algo que me interesa mucho y que creo que de una forma u otra también está presente en trabajos anteriores.

- DR: ¿Hacia dónde pretendes dirigir tus pasos? ¿planes de futuro?

- JA: Hay muchas cosas que me interesan vinculadas con el lenguaje visual y la narrativa, pero sin duda la fotografía seguirá siendo un pilar fundamental en mis futuros pasos. Cada proyecto personal es un reto y un aprendizaje, y aunque no sea visible en el la imagen final, el proceso y la vivencia que hay detrás de una fotografía es muchas veces lo más enriquecedor. Como ocurre con la música, con la fotografía tengo la sensación de contar con un terreno inagotable donde explorar, descubrir y evolucionar constantemente.

Puedes encontrar una selección del trabajo de Juan Aballe en nuestra galería | GALERIA

Puedes visitar su web | www.juanaballe.com

Todos los derechos reservados por el autor © Juan Aballe

All images under copyright © Juan Aballe